Turnos sin supervisión

por

Residentes de diversas especialidades, universidades y centros asistenciales, han acudido a la Agrupación de Residentes Chile en busca de orientación y apoyo ante la exigencia abusiva de algunos programas de especialidad y/o centros formadores de realizar los turnos de formación sin tutor, con el objeto que los Residentes disimulen la falta de Especialistas que posee el sistema público.

Grave es el problema que enfrentan los médicos residentes, en particular en Coquimbo, Temuco y Santiago, quienes se han visto expuestos a realizar turnos como parte de la formación de su especialidad sin médico especialista de guardia, lo que ha implicado que asuman la carga asistencial completa sin tutoría alguna, cuestión que afecta principalmente al programa de Medicina de Urgencia.

Este hecho contraviene las normas ministeriales y los criterios de acreditación solicitados a los programas universitarios de residencias médicas que explicitan que las actividades asistenciales deben ser supervisadas y que (…) La relación docente-residente del programa de especialidad no debe ser menor a la relación 1:1”.

Además, cabe destacar que en cuanto a la cantidad de docentes necesarios para que funcione un programa, la Comisión Nacional de Acreditación publicó en 2014 sus Criterios Generales de Evaluación para la Acreditación de Especialidades Médicas, donde se indica que: “El número de profesores permanentes mínimo para constituir un programa variará de acuerdo a la especialidad y número de residentes, pero no debe ser inferior a 3 profesores con una dedicación igual o superior a 22 horas derivadas. Excepcional y justificadamente, en algunas especialidades derivadas, este número podrá ser menor. La dedicación horaria de los profesores debe ser como mínimo de 11 horas semanales, siendo deseable que a lo menos el 50% de los profesores tenga una dedicación de 22 horas o más horas semanales al programa“.

La presión asistencial, por un lado, y la descapitalización que está sufriendo el sistema público de Salud, lleva a los servicios de Salud a contener costos y tapar sus falencias en recurso humano médico recurriendo a los residentes, afectando la calidad de su formación y los mínimos derechos que la ley les asegura en tanto alumnos de un programa de aprendizaje.

Para el presidente de la Agrupación Residentes Chile, Dr. Eugenio Grasset, “Estamos en un proceso de negociación para obtener derechos laborales y mejorar las condiciones de devolución, sin embargo, hoy carecemos de resguardos básicos, como el mero respeto de la normativa actual. En varios servicios de Salud, estamos viendo decisiones arbitrarias, donde se obliga a los residentes a cubrir turnos de urgencia como parte de su proceso de formación, y ni siquiera se cuenta con un tutor que los guíe. ¿Esa es manera de formar a un especialista? ¿Quién asume la responsabilidad profesional? El problema que se produce es gravísimo tanto para uno como profesional en formación como para los pacientes. Necesitamos una política de recursos humanos para el sistema público que no se reduzca a parchar sus falencias, obligando a miles de residentes a cumplir más allá de su responsabilidad como estudiantes”.

La vicepresidenta de la Agrupación, Dra. Natalia Henríquez, hizo un llamado a los colegas en todo el país a organizarse localmente en sus centros asistenciales y a participar de las Comisiones Locales Docente Asistenciales, COLDAS, para trabajar conjuntamente con el respaldo de Residentes Chile en mejorar las condiciones de formación y laborales de los residentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *