31% de residentes señalan haber sido objeto de humillación pública por sus superiores

por

391 médicos residentes de 34 diferentes especialidades, distribuidos en hospitales, clínicas y centros de salud familiar de todo el país, participaron de la Primera Encuesta sobre Abusos hacia Residentes en Chile, realizada en agosto por la Agrupación respectiva. Las cifras revelan un complejo clima laboral donde el bullying y el acoso sexual encuentran tierra fértil en un sistema donde los residentes aún no son considerados funcionarios sujetos de derechos.

Según los primeros análisis de los datos, 31% de los encuestados aseguró que trataron de humillarlos o ridiculizarlos públicamente en su trabajo y un no despreciable 11% afirmó que esto ocurre ¡semanalmente!

La Encuesta aplicada por Residentes Chile a 391 médicos que cursan programas de especialización en 20 universidades distintas, tuvo como objetivo diagnosticar y exponer públicamente la realidad que deben enfrentar los profesionales en formación como especialistas, quienes deben trabajar en esquemas altamente jerárquicos, donde su falta de reconocimiento funcionario ha contribuido a una mayor distancia entre jefaturas y subalternos, entre profesores y alumnos. Son en climas autoritarios, de uso discrecional del poder y falta de derechos, donde aparecen con mayor frecuencia conductas como el bullying, el abuso laboral y el acoso sexual.

Según Eugenio Grasset, presidente de la Agrupación, esta encuesta marca un hito, “porque nos interesa conocer nuestra realidad, pero sobre todo nos interesa cambiarla; por ello, estamos impulsando una campaña para hacer conciencia sobre el acoso laboral hacia los residentes del país. El abuso de poder en el lugar del trabajo no puede tomarse livianamente,  no se puede naturalizar de ningún modo y un punto clave en ese desafío es conseguir la calidad funcionaria, porque eso nos legitima como sujetos de derecho”.

Para Natalia Henríquez, vicepresidenta de la Agrupación: “esta encuesta permite observar una realidad que ha permanecido oculta durante mucho tiempo: los abusos de poder a los que se ven expuestos los residentes en sus lugares de trabajo. En una sociedad democrática, y especialmente en una comunidad médica donde debiera primar la ética, es particularmente gravísimo encontrar que prácticamente 1 de cada 3 colegas siente que ha sido humillado por un superior, y 1 de cada 5 percibe que en alguna forma, se le acosó sexualmente”.

Algunos Resultados Relevantes

Un 31% de los encuestados asegura que han tratado de humillarlos o ridiculizarlos públicamente en su trabajo. Un 25% acusa haber recibido ataques a su reputación; haber sido objeto de burlas, calumnias o difamaciones públicas; y ser ignorado o excluido de las reuniones de trabajo o la toma de decisiones.

Un 24% siente que se le impide expresarse. Un 23% indica que se le interrumpe continuamente cuando trata de hablar; y se le ataca verbalmente criticando los trabajos que realiza.

Un 21% sostiene que se les ha criticado y descalificado tan severamente en su trabajo que ya dudan de su capacidad para hacer bien sus tareas. Un 20% señala que se han ignorado sus éxitos laborales y se han atribuido maliciosamente a otras personas o elementos ajenos a él, como la casualidad, la suerte. Y un 16% asegura que su presencia ha sido ignorada por las jefaturas, dirigiéndose exclusivamente a terceros.

Sobre acoso sexual, se hizo primero una pregunta amplia: ¿Si habían sufrido alguna vez alguna de las siguientes formas de acoso? Esto, considerando la amplia gama de posibilidades que van desde miradas lascivas o degeneradas, gestos, acercamientos, frases, agarrones hasta punteos, exhibicionismo y violación. Un 20% respondió que había experimentado alguna de esas formas de acoso sexual provenientes del equipo médico, de pacientes, otros funcionarios y de hasta otros colegas residentes.

Sin embargo, es el equipo médico el que lidera notoriamente estas estadísticas. Del 20% mencionado, un 47% acusó piropos de parte del equipo médico y un 35%, miradas lascivas del mismo grupo humano. Cabe mencionar que un 14% acusó haber sido sometido a algún tipo de acercamiento intimidante (tocar cintura, hablar al oído, besos no deseados) por parte del miembros de ese equipo médico.

Cabe destacar que según los encuestados, el 61% de estos problemas se produce en Primer año de la beca, mientras que un 20% cree que se mantiene en Segundo año. Por último, la encuesta indica que el 82% de los acosadores son parte del género masculino.

Los datos fueron obtenidos enviando una clave única a quienes están inscritos en nuestra base de datos, y recolectados de forma anónima mediante un formulario en línea. Un equipo se encuentra analizando los datos y sometiéndolos a un análisis estadístico para obtener mayores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *