Sobre investigación de El Mercurio a programa de formación de especialistas

por

En relación con la noticia titulada en El Mercurio: “Estado exhibe bajo nivel de sanción hacia médicos que reciben becas de especialidad y no vuelven a hospitales”, publicada en su diario este viernes 14 de octubre, creemos importante señalar:
Como Agrupación de Residentes Chile, que reúne al conjunto de médicos en formación y en devolución como especialistas, estamos convencidos que todo médico formado por el Estado debe cumplir con el compromiso empeñado. Para esto, hemos trabajado junto con el Ministerio de Salud, en buscar las mejoras necesarias que modernicen y actualicen el sistema, superando normas con más de dos décadas de antigüedad.
Sin embargo, debe quedar claro que la gran mayoría de los médicos que ha culminado su proceso de formación como especialistas cumple con todos los compromisos de devolución, pese a que las condiciones efectivas en que esta realiza, son precarias: contratos irregulares, cambios unilaterales en los convenios, rigideces administrativas, autoritarismos de parte de los Servicios de Salud, poco acceso a equipamientos tecnológicos, y medicamentos, que terminan limitando la calidad del ejercicio del especialista recién formado.
Ese mismo compromiso con el sistema público de Salud es el que muestras los médicos residentes durante su proceso de formación, en condiciones aún más precarias, sin derechos laborales ni beneficios básicos, dado que pese a ser médicos titulados y desempeñar desde 44 a 80 horas semanales de trabajo asistencial en hospitales y consultorios, el Ministerio de Salud insiste en no considerarlos como funcionarios (condición que ya era reconocida por la legislación hace más de 50 años).
Esto ratifica que acá el problema central no ha sido de compromiso de los médicos en formación, sino de responsabilidad política y de competencia técnica del Ministerio de Salud; ya que por años, se ha insistido en impulsar un programa de formación sin un sistema de gestión que permita hacerse cargo de la planificación sanitaria del recurso humano, entregando este a un sistema atomizado y que resulta incapaz de retener o recuperar para el sistema público a aquellos colegas que no pueden seguir desempeñándose en un determinado lugar, por motivos familiares o incluso técnicos.
Creemos que en este 2016, el Ministerio de Salud aún tiene la oportunidad de corregir años de desprolijidades y falta de planificación. Para ello, debe superar, por un lado, aquellas situaciones que terminan desvalorizando el Período Asistencial Obligatorio y, por otro, restituir la calidad funcionaria a todos los médicos residentes, sin discriminaciones, asumiendo que todo especialista en formación aporta con su trabajo asistencial al sistema público de salud, desde el día uno en que ingresa a formarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *