El aporte de los médicos recién egresados durante su formación de especialidad

por

La profunda inequidad en Chile afecta de manera violenta la oportunidad de acceso a salud de calidad de la mayor parte de nuestra población siendo además la más expuesta a enfermar por diversos condicionantes sociales de salud y enfermedad. Uno de los elementos más importantes sobre este complejo tema es la distribución geográfica y entre sistema público y mercado privado de los médicos en nuestro país, particularmente los especialistas médicos, puesto por primera vez en evidencia el 2010 con el “Estudio de Ofertas y Brechas de Oferta y Demanda de Médicos Especialistas en Chile”, realizado por la Subsecretaria de Redes Asistenciales en colaboración con el Banco Mundial.

En ese sentido, el Ministerio de Salud (MINSAL) desarrolló un Plan de Formación de Especialistas para el sistema público de salud con financiamiento estatal y una ampliación en la matrícula de postgrado al alero de este plan.

Este programa busca cerrar una brecha en la distribución de los especialistas a lo largo del país, meta que según estimaciones del MINSAL debería cumplirse a finales de este periodo presidencial. La premura por cumplir esta meta hizo que el ministerio junto con financiar la formación de especialistas a través de su ingreso como Médicos Generales de Zona también abriera un gran número de Becas Primarias, directas, para médicos recién egresados ó que hubieran trabajado en la red pública (principalmente en atención primaria), a quienes se les exige, finalizada su formación, desempeñarse de manera obligatoria por 6 años en el sistema público (Período Asistencial Obligatorio, PAO).

Sin embargo, esta iniciativa no contó con la reflexión previa de asegurar que la normativa legal fuera capaz de dialogar con lo propuesto en el Plan, y el diagnóstico de las necesidades de especialistas por cada región, a hospital y centro de salud familiar ha sido poco exacto además de no acompañarse de un programa de desarollo local por parte de algunos Servicios de Salud. Esto ha generado problemas en su implementación, con la subsecuente frustración de algunos especialistas con el sistema público al momento de cumplir con su PAO. Si bien gracias al trabajo conjunto entre el MINSAL y Residentes Chile se han solucionado problemas particulares permitiendo que buena parte de los especialistas pueda desarrollar su especialidad, la normativa sigue perpetuando estos conflictos y debe ser modificada.

Más aún y retomando el hecho que la normativa legal vigente está descontextualizada, es que los médicos que ingresan a través de Beca Primaria, durante su periodo de formación no son reconocidos como trabajadores, negándose la condición de funcionarios públicos y pasando a ser “becarios”, hecho que los priva de derechos laborales al entender que sólo son estudiantes.

Al día de hoy, el MINSAL ha accedido a reconocer como funcionarios a los médicos que tienen antigüedad dentro del sistema público por haber trabajado en Atención Primaria u Hospitalaria Pública previo a su ingreso a una Beca Primaria (aún no incluido en la normativa), pero sigue discriminando a los recién egresados por considerar prejuiciosamente que un residente “es sólo un estudiante” y por tanto no es sujeto de los mismo derechos.

Así las cosas, vemos con preocupación que tras tres años de continuo diálogo y negociación con el MINSAL, sus representantes siguen manteniendo una postura intransigente respecto a reconocer a los recién egresados como trabajadores, lo que consideramos, evidencia un profundo desconocimiento en la evaluación de las labores de un residente y que continuará afectando a numerosos colegas que hayan o estén próximos a egresar de Medicina, por lo que esperamos que esta problemática también sea trabajada por los estudiantes de pregrado de todo el país.

Es por lo anterior que hacemos una llamado a los estudiantes de medicina, internos y recién egresados para que se involucren en la búsqueda de soluciones a este problema que los afectará en el futuro inmediato, ya que creemos que desconocer el aporte que los médicos en formación de especialidad entregan no hace más que perpetuar vicios que sustentan relaciones y dinámicas perjudiciales. Esto es tierra fértil para el abuso en los equipos de trabajo y que se debilite aún más todo el sistema público en el que nos desempeñamos.

Agrupación de Residentes Chile
Asociación de Estudiantes de Medicina de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *